Una tragicomedia sobre la espera.
Esperar a que llegue el enfermero, el desayuno, la suerte, la vida, la muerte o el hombre ideal.

La película cuenta la historia de tres personas que se encuentran y se enamoran en su lugar de trabajo que en nuestro caso es un asilo de ancianos en Mannheim en Alemania. Visto desde afuera, la vida de los protagonistas transcurre normal, pero en lo privado resulta ser una lucha interna continua. El cuidador Holger, de 42 años (Tom Jahn), intenta llevar una vida ordenada y trata de huir de sus confusas relaciones amorosas en Berlín al trasladarse al sur de Alemania. Sin embargo, también en su nuevo campo de acción muy pronto se enamora de Barbara (Pola Kinski), 49 años, que desde hace muchos años trabaja como ayudante de cocina en el mismo asilo. Barbara es una mujer sobrecargada, madre monoparental de una hija de 16 años. El cariño de ambos personajes empieza a tambalearse cuando la jefa del servicio asistencial, Petra Opels (Isolde Fischer), también se siente atraída por Holger.

Para los tres protagonistas, el mundo lento y caprichoso del asilo de ancianos no solo representa su puesto de trabajo; al mismo tiempo, este lugar se convierte reiteradamente en su propia imagen reflejada.
En la película, la señora Kramer (Lieselotte Langer), una anciana un poco loca, aviva la historia: Está firmemente convencida de que en el asilo existen "espíritus que cantan canciones de moda" (Mardi Gras.bb). Esta frágil anciana con su andador de ruedas se convierte en una metáfora de la vida y de la revivificación. Al tratar con ella y con los otros ancianos, los tres protagonistas repetidamente caen en situaciones tragicómicas, pero al fin y al cabo, estos encuentros les ayudan poner las cosas en claro.

© 2006 Frischfilm / Motorfilm   -   supported by    -   Home   -   Pie de imprenta